viernes, 9 de noviembre de 2012

El día en que lloró Walt Whitman (Avelino Hernández)


En 1873, la Liga norteamericana de estudiantes a favor del voto para la mujer organiza en Camden un encuentro propagandístico donde se representa una sencilla pieza teatral y se realiza una conferencia discreta. El acto se interrumpe por la inesperada comparecencia de Walt Whitman, el poeta adorado a quien tanto veneran y ya daban por desaparecido. El público queda sorprendido: Walt Whitman se abre camino en su silla de ruedas, silencioso, por el pasillo del patio de butacas. Sube al escenario con ayuda y lee un poema titulado oigo cantar a América. Mientras el anciano recita, la señorita Louis Waterman le interrumpe con timidez. Tiene dieciocho años de edad y está resuelta a informar al poeta sobre un trágico suceso. El público acepta que ambos se retiren al camerino. La señorita Waterman es querida y respetada en el pueblo. Se trata de la primogénita de un antropólogo de la Universidad de California que ha consagrado su vida a la recuperación de la vieja memoria de las tribus aborígenes que un día poblaron el suelo norteamericano. Dos horas después de conversar a solas, el poeta y la joven regresan al escenario. Este libro narra lo que Louise contó al poeta el día en que lloró Walt Whitman.


jueves, 8 de noviembre de 2012

Las montañas blancas (John Christopher)

                                                            
El mundo tal y como lo concebimos ahora ha cambiado. Los habitantes de la Tierra se han convertido en esclavos de unos gigantescos robots con forma de trípode. Los seres humanos, a partir de los catorce años de edad, reciben en la cabeza el implante de una placa metálica. Con esta operación, efectuada por los extraterrestres que conducen los Trípodes, la gente está bajo su control mental. Will Parker, un muchacho de trece años, huye de su pueblo dominado. Will no sabe lo que es un coche, ni un ordenador, ni un teléfono… Muchos conocimientos han sido destruidos. El adolescente sobrevive a duras penas acompañado de dos chicos de su edad con un objetivo: llegar a las montañas blancas cuanto antes. Allí hay personas animadas a participar en un complot increíble, fantástico y sorprendentemente verosímil contra la colonización, la esclavitud y la tiranía de unos invasores venidos del espacio interestelar.

En el valle de Jinámar de Gran Canaria, en un bazar de muebles de segunda mano donde también se venden ropas, enseres dispersos y viejos trastos todavía útiles, hallé un libro fantástico escrito por un tal John Christopher y editado por Alfaguara en 1987.  Su título: Las montañas blancas. Se trata del primero de una serie llamada Trilogía de los Trípodes. Productoras de cine solventes (como las que llevaron a la fama la saga Crepúsculo de Stephenie Meyer o el Harry Potter de J. K. Rowling) podrían también dar a esta historia una versión cinematográfica de indudable éxito. ¿Aún nadie se ha dado cuenta de esto? Lo dudo. Deja nacer una nueva curiosidad durante los dos primeros capítulos y vive este sueño inolvidable por su espectacularidad. Para lectores poco acostumbrados: la trama es tan atractiva que lo leerás sin esfuerzo. ¿Te animas? No hay videojuego capaz de conseguir esto.